Imprimir esta página
Mercedes-Benz Actros 1845 LS 4x2 Mercedes-Benz Actros 1845 LS 4x2 Puebas de camiones

Prueba Mercedes-Benz Actros 1845 LS 4x2 Streamspace

Mercedes-Benz da carpetazo a sus vetustos motores con arquitectura en V, en beneficio de los propulsores fabricados por Detroit Diesel de configuración en línea. Aunque la verdadera revolución la encontramos en la renovada y sofisticada "inteligencia" de su caja de cambios robotizada PowerShift3.

Despunta:
  • Consumo.
  • "Ojos" e inteligencia de la caja de cambios.
  • Información sobre los tiempos de conducción y descanso en el ordenador de abordo.
  • Espejo delantero.

Superable:
  • Precio.
  • Movimiento de deriva de la cabina.
  • Posición de los espejos del lado derecho.
  • Los espejos panorámicos no llevan control eléctrico.
  • Ubicación de la bandeja delantera.

Mercedes Benz Actros
La segunda parte del puerto de Somosierra dirección Madrid transcurre por completo en el término municipal de Buitrago del Lozoya. Este es un tramo tremendamente técnico. La primera de sus rampas termina en un falso llano, al que le sigue un nuevo repecho. Luego la cosa se suaviza, viene otro falso llano y una nueva zona de mayor pendiente. El final del Portachuelo se ve al fondo. En ese momento piensas que el trabajo ya ha terminado, que ya solo queda coronar el puerto y afrontar la bajada hacia Lozoyuela.
¡Craso error! La falta de tensión te hace perder la concentración y eres testigo de como el camión se para ¿Hemos chocado con un muro? o ¿es qué el motor ha dejado de utilizar buena parte de su poderío? La impresión que tienes es que en el terreno no ha cambiado nada, pero lo cierto es que se te está atragantando esta última pala. Desesperadamente vuelves a echar mano a la palanca de cambios y, como norma general, pierdes tres o más velocidades si la primera vez que te enfrentas a este escollo lo haces con el camión cargado.
A un cambio robotizado le sucede algo parecido cada vez que se enfrenta al Portachuelo. Pero lo malo es que nunca acaba de aprender. Esta es una de las lagunas que tienen que acabar por salvar este tipo de transmisiones. El PowerShift3 de los nuevos Actros, sin embargo, ya ha superado este nivel de exigencia. Es más, no necesita ni siquiera aprender. Gracias a la cartografía en tres dimensiones que soporta su software y al posicionamiento vía GPS, realiza los cambios de marchas de forma correcta y autónoma desde el primer momento.

 Actros 1845 LS


Ojos e inteligencia


En este tramo de 4 kilómetros nuestro Actros, con sus escuetos 449 CV (330 Kw), necesitó solo 5 cambios. Y, lo más importante, los realizó él. En ningún momento el conductor intervino. En el primer rellano no pudimos apreciar su verdadera valía. Gracias a que su par motor pasa de los 222 m-kg (2.200 Nm) a los 245 m-kg (2.400 Nm) cuando está engranada la última velocidad, superó este primer tramo de forma muy convencional. Es decir: engranó la 11a, recuperó la 12a en el falso llano y volvió a colocar la 11a. En la segunda parte es donde realmente nos sorprendió. La primera rampa la afrontó con la 10a velocidad, luego llegó el segundo falso llano. El cuentarrevoluciones comenzó a subir de vueltas, llegando a superar las 1.400 rpm marcadas como límite de la zona económica.
En este punto hay que precisar que todo la subida la afrontamos con el control de velocidad tarado a 85 km/h. Pero la PowerShift3 no se dejó engañar, sabía que lo más duro estaba por llegar, que saltar a la 11a sería perder inercia. Llegó el momento en que el cuentarrevoluciones dejó de remontar, las vueltas comenzaron a caer.

Esta vez parecía que en exceso. Una vez superado el umbral de las 1.100 rpm el cambio decidió que era el momento de utilizar otra marcha.
Y es aquí cuando el nuevo Actros da el salto de calidad, demostrándonos que se conoce el terreno, que esa embaucadora rampa no le iba a engañar. La velocidad seleccionada fue la 8a, la que hubiera elegido un conductor que ya ha tenido que superar este escollo más de una vez. Engranar la 9a, para luego saltar a la 8a y tener que terminar por acoplar la 7a hubiera sido la secuencia seguida por una caja robotizada convencional.
En cuanto al motor hay que decir que nada tiene que ver con los antiguos V6 y V8 de Mercedes.

Este motor de 6 cilindros en línea tiene un carácter muy diferente. Esto quiere decir que cuando se le acelera, cuando se le pide prestaciones, ahora sí que responde. En los antiguos propulsores de Mercedes pisar el acelerador no era sinónimo de respuesta inmediata. Necesitabas tiempo y paciencia para ver como la orden enviada era respondida por la mecánica.
Los nuevos OM 471 LA ya no son así. Estos nuevos propulsores son dóciles y solícitos a las demandas que se le hace vía acelerador. La única herencia del pasado la encontramos a la hora de poner en marcha el vehículo. Con las primeras velocidades engranadas la respuesta no es tan inmediata. Parece como si nos hubieran privado de buena parte de las prestaciones del acelerador. Esta filosofía hace que sea difícil pasarse de vueltas, incluso utilizando el programa MANUAL, en los momentos en que se pone el vehículo en movimiento.

Mercedes Benz Actros


Streamspace

Mercedes ofrece cinco versiones diferentes de cabina en la nueva gama Actros. Aunque algunas de ellas como la ClassicSpace y nuestra StreamSpace se comercializan en versión piso plano o con túnel motor. La versión de nuestro Actros 1845 es la especialmente diseñada para satisfacer las necesidades del transporte de largo recorrido. Incluso podríamos decir que es la versión "flotas". Su interior es espacioso, suficiente para un solo conductor. Su asiento plegable para el copiloto ocasional aligera el conjunto y ofrece mayor espacio interior. Y, por último, la cama es cómoda y ofrece sus 75 cm de anchura en todo su largo. Por contrapartida, la cama, tiene que ir plegada en el momento de la conducción y obliga a mover los asientos hacia delante cuando se quiere utilizar.
En cuanto al cuadro de mandos hay que decir que brinda una información espectacular. Baste un detalle, incluso te indica si las líneas laterales de la carretera son continuas o discontinuas.

Revista Transporte Profesional

Este artículo, completo publicado en la revista Transporte Profesional
Número 343 - noviembre 2014
Valora este artículo
(0 votos)