Viernes, 22 Junio 2018
Login Registro

Iniciar sesión

Usuario *
Contraseña *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos con asterisco(*) son obligatorios.
Nombre *
Usuario *
Contraseña *
Confirmar contraseña *
Email *
Confirmar email *
Captcha *
Reload Captcha

    Unión bancaria

    Mucho se está hablando estos días del proyecto de Unión Bancaria, que fue presentado hace escasas fechas por la Comisión Europea. Lo que se pretende a grandes rasgos con ello es que sean los accionistas y los acreedores de una entidad bancaria los que paguen su posible quiebra y no los contribuyentes. O lo que es lo mismo, será la propia banca la que se rescate a sí misma para no verse abocada a suspender su actividad y se salve.

    De este modo, se evitaría, tal y como viene ocurriendo en algunos países, que sean los Gobiernos de cada Estado los que tengan que inyectar miles de millones de euros de dinero público para su salvación.

    En concreto, e intentando ser lo más claros posibles, señalar que todo ello sería supervisado por un supervisor común, es decir, el Banco Central Europeo (BCE), para todos los bancos de la eurozona -hasta 6.000- con capacidad para recapitalizar directamente las entidades con problemas, de manera que se rompería el círculo vicioso que vincula la crisis financiera y la fiscal.

    Se trata de un gran paso, si bien finalmente, tras el acuerdo alcanzado recientemente por los Ministros de Finanzas, únicamente se supervisarán 150 bancos de los 6.000 previstos, 200 a lo sumo. Se verán “afectadas” por ello aquellas entidades que tengan activos por encima de los 30.000 millones, unas tres por país. Eso sí, a pesar de quedar muchos bancos fuera, el peso de las entidades “vigiladas” alcanzan un peso específico dentro del sector de más del 80%, tal y como ocurre, por ejemplo, en España y Francia.

    ¿Qué ocurre con el resto de bancos que quedan fuera de esta medida? Pues que si el BCE ve indicios de que no funcionan como deberían hacerlo, tendría capacidad, bajo circunstancias particulares que a día de hoy no están claras, para “intervenir”.

    Pero hay más tras el acuerdo alcanzado, pues en el caso de que se produzca la recapitalización directa de un banco se podría hacer por vía urgente mediante el fondo de rescate europeo, si bien ello está todavía por ver.

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    © 2018 BGO Editores. Desarrollo Área Fotográfica - Juan Caraballo - Revista Transporte Profesional - 91 744 03 95