Lunes, 10 Mayo 2021

    Marzo 2021 - Editorial revista Transporte Profesional

    Javier Baranda, editor de Transporte Profesional Javier Baranda, editor de Transporte Profesional Editorial

    Promesas y demoras

    Permítanme que les refresque la memoria sobre el Plan de Impulso a la Sostenibilidad del Transporte de Mercancías por Carretera 2021-2023. Fue uno de los puntos, de las promesas firmadas (en nombre del Ministro José Luis Ábalos) por el secretario de Estado del Ministerio de Transportes, Pedro Saura, en la carta dirigida al presidente del Comité Nacional del Transporte por Carretera, Carmelo González, el pasado 23 de julio de 2020. Claro que la misiva tenía por objetivo impedir el paro convocado por el Comité nacional para finales de ese mismo mes.

    ¿Se acuerdan ustedes del Plan de Impulso a la Sostenibilidad del Transporte de Mercancías por Carretera 2021-2023? ¿No? ¡Qué extraño, con ese nombre tan jactancioso!

    En pocas palabras, este Plan –cuyo diseño debía pergeñarse entre septiembre y diciembre de 2020- pretendía reforzar nuestro sector y mejorar su prestigio, buscando su sostenibilidad en una triple vertiente: ambiental, económica y social. Además, se daría prioridad a la resolución de los famosos diez puntos o reivindicaciones (no a la Euroviñeta, ni a las 44 Tm, ni a la carga y descarga…,etc.), tantas veces reiterados y exigidos por la CETM y el Comité Nacional. Promesas.

    Meses más tarde, María José Rallo, secretaria general de Transportes, reiteraba este compromiso en la Asamblea General de la CETM destacando también la puesta en marcha de la Ley de Movilidad Sostenible y Financiación del Transporte, en la que –es de suponer- se incardinaría el citado “Plan de Impulso”. Rallo animaba al sector a presentar sus propuestas, alabando que la CETM fuera la primera en hacerlo. ¿Para qué? En sus estudios y planteamientos ante la Administración, la Confederación estimó en más de 1.500 millones de euros anuales el coste de “transitar” hacia flotas menos contaminantes.

    Abogó por un modelo de financiación que no basara sus ingresos en la fiscalidad para mantener las infraestructuras, en la digitalización del sector, en su formación.

    ¿Y qué ha pasado? El Gobierno ha impedido acogerse al Plan Renove, alegando que el Reglamento de “minimis” europeo no lo permite, pero en Alemania, por ejemplo, se achatarran camiones con incentivos de hasta 15.000 euros por vehículo.

    Por otra parte, Transportes intenta de nuevo imponer peajes a las autopistas que pasan al control estatal (unos 9 cts. de euro por km.), aunque busca el consenso del resto de partidos para no “comerse” él solo este sapo impopular. De ahí a implantar tasas en todas las vías de gran capacidad solo hay un paso. Y seguimos con las promesas de no implantar “euroviñetas”.

    Otro tema que preocupa es el destino que tendrán los fondos europeos. Esos 140.000 millones de euros (27.000 en el primer año) que van a regar nuestro país para una recuperación económica en la que primará la ecología, la transición energética y lo digital, con el denominado “Plan Next Generation EU” a la cabeza. A estas alturas, nada se sabe sobre su destino, pero mucho nos tememos que los trámites burocráticos van a entorpecer el acceso de las pymes a las ayudas, porque se precisa personal y medios para controlar proyectos y recuperar la inversión inicial; en la práctica, la mayor parte solo serán accesibles para las grandes corporaciones.

    Por lo demás, todo sigue igual, sin avances. Me refiero a los problemas antes citados y a la morosidad, con el anteproyecto de Ley del nuevo régimen sancionador aprobado por el Consejo de Ministros, pero atascado en despachos y comisiones, y dicen que el trámite era de urgencia. Más demoras. Y hablo también de la incertidumbre, porque la actividad de transporte no crece, pero sí los tenders y las tarifas a la baja; de la próxima devolución de los créditos ICO y de los problemas de insolvencia y de concurso de acreedores que se avecinan.

    Para terminar, quiero dar la bienvenida a Jaime Moreno, flamante director general de Transporte Terrestre, del MITMA, quien releva en el cargo a Mercedes Gómez. Este Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, además de graduado en Derecho, conoce bien el sector de la Automoción, pues entre otros cargos ha sido director de operaciones de ANFAC, la patronal de los fabricantes de vehículos.

    Recordemos que, en su día, el Gobierno presentó otroplan de impulso”, para reactivar este sector, ampliando la MMA hasta las 44 Tns. y los 4,5 mts. de altura, que está pendiente de salir. Veremos qué pasa.

    Y confiemos en la vacunación, que estemos sanos para que la economía funcione, no al revés.

    Puedes consultar la versión impresa de la Revista Transporte Profesional AQUÍ

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:
    Javier Baranda

    Director y editor de la Revista Transporte Profesional, periodista de vocación y devoción llevo media vida ligado a la información sobre el transporte y el asociacionismo en especial a la CETM

    https://www.transporteprofesional.es/opinion/editorial-revista

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    Separatas y Monográficos del Transporte