Jueves, 24 Junio 2021

    No corren buenos tiempos para el transporte de mercancías por carretera. Así queda reflejado en el reportaje en el que Transporte Profesional ha desgranado su coyuntura actual, para lo que ha hablado con fabricantes de camiones y semirremolques, flotistas, autónomos, empresas de equipos y servicios, y, por supuesto, con el presidente de la CETM, Ovidio de la Roza. A los problemas endémicos se le suman ahora los derivados de la crisis sanitaria. 

    La Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) se ha unido a la Organización Internacional de la Carretera (IRU) para reclamar, en una carta abierta junto a otras 31 organizaciones empresariales de transporte, un acuerdo de Brexit que respalde el transporte de mercancías por carretera y las economías europeas.

    La Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) ha tenido la oportunidad de participar en una jornada con la embajada británica, con el fin de analizar los nuevos criterios aprobados por el Reino Unido respecto a la importación y exportación de mercancías a partir del 1 de Enero de 2021, fecha en la que finalizará el período de transición con la Unión Europea y el Reino Unido y, por tanto, operará como país tercero.

    El Consejo del Transporte y la Logística de la CEOE, a través de la Comisión Europea, ha emitido una comunicación en el que advierte de las consecuencias más relevantes para las empresas de transporte con relación al Reino Unido a partir de que finalice el periodo transitorio (31 de diciembre de 2020).

    El final del periodo transitorio de salida del Reino Unido de la Unión Europea sin acuerdo, el próximo 1 de enero tendría consecuencias muy negativas para los intercambios comerciales por carretera con España. En la actualidad, el Reino Unido es el quinto país destinatario de las exportaciones españolas, para lo que viajan a las islas británicas unos 8.000 camiones al año.

    Mientras la Unión Europea plantea un acuerdo global y en bloque que incluya todas las cuestiones sobre la futura relación entre la UE y el Reino Unido, éste último plantea justo lo contrario. Desde Londres pretenden firmar una serie de acuerdos “sectoriales” o temáticos en vez de un acuerdo global, y que esta situación les permita negociar con concesiones en diversos sectores para proteger sus sectores estrella y permitirles tener una ventaja competitiva respecto de la Unión Europea.

    Para los transportistas que quieran trabajar entre el Reino Unido y la Unión Europea utilizando el puerto de Dover o el Eurotunnel, el Gobierno británico ha diseñado la Operación Brock, un programa que informa a los operadores de todos los desvíos, instrucciones y límites de velocidad, así como la documentación que deberán mostrar en los pasos fronterizos.

    El barómetro del Comercio Mundial de DHL pronostica una pequeña disminución en el crecimiento del comercio mundial. El índice general se sitúa en 47, (50 sería ningún cambio) lo que indica que seguirá perdiendo impulso en los próximos tres meses. La desaceleración se está extendiendo en casi todos los países analizados, con cinco de siete en territorio negativo.

    La Federación Regional de Organizaciones y Empresas de Transporte de Murcia (Froet) ha abogado por una flexibilización de los controles aduaneros y potenciar la actual aduana del Centro Integrado de Transportes de Murcia, para mitigar las esperas al cruzar la frontera con el Reino Unido, una vez entre el vigor el ‘Brexit’.

    La Comisión Europea ha publicado un comunicado, dirigido tanto a ciudadanos como a empresas, para que se planifiquen medidas que serían necesario adoptar ante la posible retirada del Reino Unido de la Unión Europea sin acuerdo.

    La compañía Timocom ha analizado el mercado comunitario y ha llegado a la conclusión de que el miedo a que se produzca una salida desordenada del Reino Unido de la Unión Europea ha disparado el número de entregas de mercancías a este país.

    Según el acuerdo al que ha llegado la Unión Europea con el Reino Unido, los transportistas establecidos en la UE podrán seguir utilizando las licencias comunitarias, los certificados CAP y de conductores de terceros países como hasta ahora hasta el 31 de diciembre de 2019.

    Francia está estableciendo una "aduana inteligente" en Calais (Francia), con el fin de acelerar el tráfico, tanto en el embarque como a través de los transbordadores del Eurotunnel, para que los transportistas pierdan el menor tiempo posible en sus tránsitos hacia Reino Unido y no se produzcan colapsos en las fronteras.

    En el último Consejo de Ministros, del 1 de marzo, se ha aprobado el Real Decreto-Ley 5/2019 por el que se adoptan medidas de contingencia en diversos sectores en caso de que se produzca un Brexit sin acuerdo. En el ámbito del transporte terrestre, se posibilita la actividad de las empresas transportistas entre España y el Reino Unido, siempre que haya reciprocidad entre ambos países.

    La posibilidad de que, al final, no se alcance un acuerdo entre la Unión Europea y el Reino Unido sobre la salida de la Unión Europea antes del 29 de marzo (lo que se conoce como Brexit duro), hace necesario que tanto instituciones europeas como españolas adopten medidas legislativas y administrativas que permitan dar continuidad a las relaciones comerciales y de tránsito entre Reino Unido y España a partir de esa fecha.

    Página 2 de 2

    Separatas y Monográficos del Transporte