Sábado, 06 Junio 2020

    Entrevista con Julio Viartola, director de Asfares

    Julio Viartola Julio Viartola Transporte Profesional

    Analizamos, con el director de Asfares, la asociación de remolques, semirremolques y cisternas, el comportamiento del mercado de los carroceros en el último ejercicio, cuyas matriculaciones bajaron un 6%.

    ¿Cómo valoras las matriculaciones de los remolques y semirremolques en el último ejercicio?


    “Hace ocho o nueve meses, las previsiones que teníamos era terminar el año con 12.500 unidades y, al final, ha sido de 12.492. Lo que pasa con este sector es que se suman “peras con manzanas”: no tiene nada que ver el frigorífico con el basculante, la cisterna con el portacontenedor…entonces, esa caída del 6% es global. Por eso, si se analizan los datos por tipología, hay muchas diferencias. Ha habido caídas bastante grandes, como las lonas (un 14% de descenso), que es un síntoma de que el sector no va bien, y otras, como el frigo, que casi se han mantenido (-0,9%), lo que confirma que esa actividad va mejor que todo lo demás. Si vamos al detalle, el 6% no lo ha caído nadie: todos han caído más o menos”.

     

    ¿Cuáles son las carrocerías que mejor se han comportado?


    “En positivo, este año están los portacontenedores y los furgones, que revelan el cambio de comercio que se está produciendo: se transporta mucho más en contenedor porque hay mucha mercancía que viene por mar de China, por ejemplo. Y luego, la paquetería, que está sustituyendo, poco a poco, a las lonas en el transporte de carga general. Hay mucho comercio online y de productos que vienen de fuera y, sin embargo, las lonas están cayendo mucho más de lo normal; primero, porque hay muchos de esos vehículos que están pasando de un tipo a otro, y segundo, porque la carga general de lonas llevan productos industriales que van y salen de fábricas, y la producción industrial lleva dos años de fuerte caída. A pesar de que el consumo no ha caído mucho, la producción industrial sí que ha caído. Esto es un mal síntoma, porque cuando cae mucho la producción durante varios meses seguidos, eso anticipa que todos los demás sectores se van a ir resintiendo: cae el empleo en el sector industrial, esto afecta a los servicios, y acaba afectando al consumo”.

     

    ¿Cómo se han comportado los vehículos más minoritarios, los que no son ni lonas ni frigos?


    Los vehículos especialistas (basculantes, cisternas, etc.) han caído casi un 10%. La causa es la misma: está cayendo la producción industrial, el consumo de bienes duraderos, la producción de bienes de equipo…quiere decir que la perspectiva económica es peor en ese sentido. No es que caiga la economía, sino que está cayendo todo el sector industrial. Y eso se refleja de forma directa en las cisternas: cuando bajan sus matriculaciones, es muy mala señal, porque significa que hay un parón industrial importante”.

     

    En cuanto a los portavehículos ¿por qué no aparecen en el listado?


    El problema de los portavehículos es que no tienen un tipo asignado en la DGT y están dentro de los vehículos genéricos. Son vehículos muy minoritarios y es difícil encontrarlos. Sus ventas suben y bajan, no porque se fabriquen más o menos coches, sino porque ganen más dinero o no las flotas de portavehículos. Se trata de unidades que duran muchos años y valen mucho dinero, entonces van por oleadas. El cajón desastre donde están los portavehículos (ubicados en “otros”) ha subido un 1,6%: ahí están también los especiales, las góndolas…No ha ido mal, en ese sentido”.

     

    En estas cifras ¿ha podido influir la interinidad del Gobierno, que no haya habido Gobierno durante tanto tiempo en España?


    “Para unas cosas sí, y para otras, no. Por ejemplo, a la carga general, el Gobierno no le afecta mucho. Y la producción industrial, se produce según se pide, no es algo que vaya relacionado con el Gobierno. Sí se ha podido notar en los basculantes, que han bajado más de lo que se pensaba. Dentro de este grupo, están los graneles (llevan cereales y productos alimentarios) con los de obra, y éstos llevan tiempo esperando a que haya Gobierno, para que el Ministerio de Transportes licite obras. También hay que tener en cuenta que las comunidades autónomas han estado sin un duro durante un montón de meses, por lo que, si tenían alguna obra abierta, la han ido retrasando. Los basculantes de obra (que no son todos, son una pequeña parte del total) sí lo han notado. Pero eso no cambia la estadística global”.

     

    ¿Cuáles son las previsiones de matriculaciones para 2020?


    Esperamos que vaya como fue 2019 en los últimos seis meses: bajadas en torno al 6%, y seguir un poco en la línea descendente. Es decir, ningún cambio. Enero siempre da alguna sorpresa porque hay fabricantes que les interesa matricular en un ejercicio o en otro, pero, quitando enero y diciembre (donde pasa un poco igual), cuando se cierre el primer trimestre habremos caído en esa media. Esto quiere decir que, en lonas seguimos estando un 10% por encima y en frigos, portacontenedores y demás, estamos a cero”.

     

    ¿El resultado que se produjo en 2019 era de prever?


    “Es justo lo que pensábamos. No acertamos mucho en los tipos: pensábamos que los frigoríficos iban a bajar un poco más de lo que ha bajado y que las lonas no iban a ir tan mal. Pero, sumando todos los datos, nos hemos aproximado bastante. La idea es que no ha pasado nada extraordinario: simplemente íbamos hacia esa cifra. El interanual iba hacia allí y ha seguido por el camino, entonces, por eso creemos que estos meses van a ser muy parecidos porque no ha pasado nada que haga cambiar la situación”.

     

    ¿Qué factores han podido ser determinantes para que se haya dado esta situación?


    “El descenso de la actividad industrial. Ya lo veníamos anunciando porque en 2018 también bajó a un ritmo del 6% (el pasado año creció un 1%), pero ha llegado a bajar hasta dos dígitos. Si ni las empresas ni los particulares compran bienes duraderos, las industrias se resienten y todo eso se acaba extendiendo”.

     

    ¿Y la situación del tipo de interés, puede influir en ese dato?


    “Ese dato no lo solemos tener en cuenta porque hemos visto que no suele tener correlación: las matriculaciones siempre se mueven más por oferta y demanda de transporte que por cómo se presta el dinero. Los vehículos son bienes de equipo, quiere decir que se venden de empresas a otras empresas. Se compran para transportar algo concreto, por lo que tiene que haber un contrato, una visión clara, un cargador que contrata los servicios de un transportista…son cosas reales. Si el día que hay que comprar el vehículo, el interés está más bajo, pues mejor. Pero no se compra por el interés más bajo sino porque hay una previsión y un contrato de por medio”.

     

    En estos momentos, el sector acusa el exceso de incertidumbre ¿la industria carrocera también nota esta tendencia?


    Sí, pero cuando se matricula menos, 10 unidades más o menos parece que cambia el mes. Por eso, en el informe mensual que se envía a los fabricantes, aparte de lo que ha pasado en el mes, que es muy estacional, se hace la comparativa de datos interanuales y acumulados. Si se ven los números sumados, es más estable de lo que parece”.

     

    Revista Transporte Profesional

    Número 407 - febrero 2020
    Este artículo completo ha sido publicado en la revista Transporte Profesional
     
     
    Número 407 - febrero 2020

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    Separatas y Monográficos del Transporte