Martes, 27 Julio 2021

    Entrevista a Ramón Alonso Fernández, presidente de FEGATRAMER

    Ramon Alonso Fernandez Ramon Alonso Fernandez Opinión

    Presidente de la Federación Gallega de Transporte de Mercancías (FEGATRAMER) desde el pasado mes de febrero, Ramón Alonso pondrá a partir de ahora todo su conocimiento del sector, que es mucho, al servicio del transporte en su región.

    ¿Cuáles son las líneas de actuación que pondrá en marcha desde su nuevo cargo de presidente de FEGATRAMER?

    Obviamente partiré de lo hecho por mis predecesores, Manuel Domínguez y Alfonso Parga, de cuya gestión sin duda soy heredero. Desde la Junta Directiva tenemos la obligación de buscar respuesta a las necesidades de las empresas de transporte en cada momento, a las de hoy y a las de mañana; el pasado sólo es un recuerdo, enseña pero no resuelve. Ello no significa que no tengamos presente que FEGATRAMER, al igual que las empresas, tiene vocación de permanencia y que el camino andado es la herencia que recibimos.
    Nos toca un momento complicado y se nos ha encomendado gestionar en un momento de debilidad. Utilizando un símil deportivo, las empresas del sector están tratando de coronar un puerto y aun cuando nos dice el "director de carrera" que son las últimas rampas, quizás por ello se hagan las más duras, pues las piernas están muy pesadas, se nos hace difícil coger ritmo; sin embargo, es necesario hacerlo y lo haremos en la confianza de que empezamos a salir de la crisis.
    Tenemos que ser positivos, rejuvenecer nuestros órganos directivos, insuflar energía a nuestro entorno y para ello hemos de tomar todo lo bueno y todo lo útil, dejar el lastre y empezar a cambiar las cosas.
    En esta legislatura nuestros objetivos pasan por:

    • Mejorar la competitividad y la imagen de las empresas de transporte de mercancías por carretera de Galicia.
    • Fortalecer nuestras organizaciones provinciales, que es donde está nuestra masa asociativa, la que nos da fuerza para poder cambiar las cosas.
    • Tender puentes con las demás organizaciones empresariales del sector de la región.
    • Propiciar la eliminación del llamado "céntimo sanitario en nuestra Comunidad Autónoma.
    • Conseguir iniciar un proceso de dotación de aparcamientos para camiones en los polígonos industriales de las distintas ciudades de Galicia.
    • Propiciar un acuerdo para la rebaja de los peajes a los vehículos industriales que usen de modo habitual las autopistas de Galicia.
    • Apostar por la formación de calidad en el sector, como uno de los medios para mejorar la productividad, la seguridad en la actividad del transporte y, cómo no, también la imagen.
    • Luchar contra las empresas que realizan prácticas desleales e ilegales en el sector, hundiendo las condiciones de trabajo.

    Además de los genéricos del sector, ¿qué problemas específicos tiene el transporte en Galicia?

    En nuestra región resulta especialmente necesario hacer un esfuerzo para recuperar el tejido empresarial. Las empresas de tipo medio se han llevado la peor parte de la crisis, desapareciendo en su gran mayoría.
    El largo periodo de recesión vivido, ha dejado a las empresas que han logrado sobrevivir en una posición muy débil. Pero si desde el punto de vista económico el impacto ha sido brutal, creo que lo ha sido más desde el punto de vista humano. Los empresarios han quedado exhaustos, está sin fuerzas para seguir impulsando sus empresas, para seguir siendo el corazón que marca el ritmo de las mismas.
    Muchos han perdido la fe en el país, en los dirigentes del Estado y de la Comunidad Autónoma, pero también en las organizaciones empresariales. En definitiva, se ha dejado de creer en la unión como la fórmula para dotarse de una fuerza de la que individualmente carecemos, aislándose en sí mismos.
    Este es nuestro reto, poner las bases para recomponer las organizaciones, para que los transportistas recuperen la confianza en sí mismos y en el grupo que formamos, pues sólo así podremos ganar el futuro.

    Una de las reclamaciones de FEGATRAMER está relacionada con la escasez de aparcamientos para camiones en Galicia ¿Cómo se encuentra en la actualidad este asunto?

    Vamos dando pasos, a pesar de que la respuesta de la Administración es muy tibia. En el sur, nuestra organización ASETRANSPO ha conseguido cerrar un acuerdo con la Autoridad Portuaria de Vigo y con ADIF para disponer de una zona próxima al recinto portuario para uso logístico complementario de los operadores de transporte por carretera. Además, se sigue trabajando para conseguir nuevos espacios en el entorno de Vigo y de Porriño-Mos.
    En Lugo y La Coruña hemos solicitado suelo para acometer una acción pionera en esta materia, pero además del suelo necesitamos conseguir la confianza y empuje del empresario del transporte; sólo nuestra iniciativa nos permitirá resolver esta carencia que se arrastra desde hace años. Tenemos que dejar de lamentarnos y acometer estos proyectos con voluntad y éxito.

    Ramón Alonso¿En qué situación se encuentra la devolución del céntimo sanitario a los transportistas gallegos a día de hoy?

    Como periféricos especialmente afectados por este impuesto declarado ilegal, desde FEGATRAMER y sus organizaciones se ha informado exhaustivamente a los socios cuál era la situación y las alternativas legales para su devolución. Todos han tenido a su disposición servicios jurídicos concertados en condiciones ventajosas para acometer estas reclamaciones que se impulsaron ya en 2009 y de las cuales ya se están notificando las primeras sentencias favorables a las empresas de transporte.
    No obstante, nuestro objetivo no pasa únicamente por la devolución del céntimo sanitario, sino por la supresión del mismo, pues ya desde un primer momento dijimos que "no era céntimo ni era sanitario".

    ¿Qué opinión le merece el tema de la posible modificación de la Directiva sobre pesos y dimensiones?

    Nos produce una gran preocupación por diversos motivos: por un lado, no nos parece oportuno que este tipo de medidas se adopten sin la armonización en el seno del mercado europeo, entendido como mercado único. Por otro lado, exigirá inversiones importantes en nuestras empresas, pues requiere la adaptación de la flota para evitar quedarse fuera; además, sabemos que a la larga significará transportar más toneladas por el mismo precio.

    ¿Y de la Euroviñeta?

    La presión fiscal al sector parece infinita. Estamos cansados de pagar impuesto, no somos un saco sin fondo, y el sector no puede con todo. En cualquier caso, la Euroviñeta penalizará de forma muy especial a las regiones periféricas como Galicia, y muy especialmente al sector primario y a los productos con poco valor añadido, es decir, a los nuestros, que podrían dejar de ser competitivos por el impacto del precios del transporte en relación con otros similares que se produzcan más cerca de las grandes zonas de consumo.

    Ya hemos consumido la mitad del año y la tan ansiada recuperación de la que se habla no parece que sea una realidad por el momento, ¿o sí?

    Podemos hablar de cierta estabilidad, pero los próximos meses nos dirán si todo sigue igual o realmente mejoramos, porque no hay mejor termómetro que el sector del transporte de mercancías por carretera para valorar la situación económica. Si la economía mejora, se consume; si se consume, se produce, y si se produce se transporta. Aunque ya no se trata de transportar más, sino de que los precios se ajusten a la realidad y nadie trabaje por debajo de costes, que es un mal muy propio de este sector.

    ¿Cómo ve el futuro del sector en su Comunidad?

    Difícil, como dije; la estructura empresarial está muy diezmada, por lo que tardaremos en recuperar el tejido empresarial que el sector del transporte de Galicia tenía antes de la crisis. Las empresas necesitan liquidez para su actividad diaria y financiación para hacer frente a la renovación de una flota muy envejecida en estos años. Y como todos sabemos, todavía no fluye el crédito, con las enormes dificultades que ello supone en el día adía para las empresas que tienen que hacer frente a fin de mes a su principal partida de costes (salarios y gasóleo). Y todo ello teniendo en cuanta que los clientes pagan en unos plazos que superan los umbrales de la Ley de la lucha contra la morosidad, sin que se haga nada por evitarlo.

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    Separatas y Monográficos del Transporte