Cuadernillo Especial nº 428 Diciembre 2021

Tengo el placer de presentar una nueva edición del ya consolidado Informe sobre la situación de la negociación colectiva en el transporte de mercancías por carretera, herramienta que, me consta, ha sido de utilidad tanto para los negociadores de los convenios colectivos sectoriales de nuestra actividad como para millares de empresarios de transporte de nuestro país. Me he encontrado un ejemplar del informe en muchas mesas de trabajo de responsables de empresas de transporte. ¡Ay, el transporte! Confieso que escribo estas líneas algo sumido en la preocupación -si no estuviera algo preocupado, entiendo que sería poco menos que un inconsciente-. A nadie le extrañará mi estado cuando el sector se encuentra, una vez más, ante una situación tan delicada como lo es la convocatoria de un paro, un cese de actividad al que están llamadas todas las empresas de transporte de mercancías por carretera de España, y al que nos hemos visto abocados dado el estado de abandono al que nos somete el Gobierno de la nación y la absoluta falta de sensibilidad por parte de nuestros clientes. No ha quedado otra, a veces no hay más remedio que llevar a cabo acciones que “recuerden” a los demás que somos importantes, que somos esenciales, como tantas veces se nos denominó al agradecernos nuestra labor durante la pandemia, que sin el transporte por carretera nuestras sociedades no podrían funcionar. Es lamentable tener que llegar a estos extremos, pero es que se nos ha agotado la paciencia. Voy a hacer otra confesión: me sienta fatal cada vez que escucho de labios de un empresario derrotado que “el transporte no hay quien lo arregle”. Claro que hay quien lo arregle, por supuesto que hay quien va a ir solucionando los temidos males de este sector, pero lo que no podemos pretender es que sean otros los que nos salven la papeleta. Los únicos que podemos arreglar los problemas que acechan al sector somos los propios empresarios transportistas y, en la medida en que estemos unidos, seremos más capaces de trabajar en esa dirección. En fin, no nos queda otra que seguir trabajando por este querido sector que, no lo olvidemos nunca, ha evolucionado de forma muy positiva con respecto al pasado. Estamos ante una nueva encrucijada -que no será la última-, pero tengo el convencimiento de que saldremos fortalecidos, como así ha ocurrido siempre. Los temas laborales siguen siendo, y lo serán siempre, de una importancia vital para nuestras empresas, porque sin nuestros trabajadores -que en tantas ocasiones son nuestra imagen ante los clientes y la sociedad- sería imposible el desarrollo de nuestra actividad. Ahora, con la tremenda escasez de conductores que padecemos, que no es un problema exclusivo de nuestro mercado, el elemento humano va a cobrar una mayor relevancia, si cabe, y la concertación colectiva de sus condiciones de trabajo, a través de la negociación colectiva, se torna en pieza clave en el futuro a corto y medio plazo de la viabilidad empresarial. Por ello, deseo muchos éxitos a los interlocutores sociales que tejen el entramado convencional de nuestro sector. Ojalá sepamos encontrar el difícil equilibrio que necesitamos todos. Un afectuoso saludo, Ovidio de la Roza Braga, Presidente de la CETM. PRESENTACIÓN 3 Negociación Colectiva

RkJQdWJsaXNoZXIy MjU3NjU=