Imprimir esta página

Entrevista a Ovidio de la Roza, Especial Coronavirus

Ovidio de la Roza Presidente CETM Ovidio de la Roza Presidente CETM Transporte Profesional

La incertidumbre se ceba en el ánimo de los empresarios de transporte. En esta crisis sanitaria y económica, Ovidio de la Roza desgrana aspectos tan destacados como el comportamiento de conductores y empresas, la actitud de los cargadores y de la Administración, las posibles repercusiones laborales y económicas y, por supuesto, invita a fortalecer las asociaciones para aportar soluciones y reivindicar derechos.

¿Cuál es su balance de la actividad del transporte de mercancías por carretera hasta finales del pasado mes de abril, exceptuando el relacionado con el transporte sanitario, la alimentación y sus industrias afines?

El transporte está “tocado” por dos razones. La primera es que una gran parte de los recorridos que se realizan, fundamentalmente los retornos, se hacen en vacío. Son muy pocas las empresas cargadoras que han asumido compensar económicamente al menos una parte de estos retornos sin carga.

En segundo término, nuestras cifras indican que ya se ha producido una caída del 50 por 100 de la actividad, y sigue en aumento. Estas dos circunstancias están provocando un problema de rentabilidad en nuestras empresas, a pesar de que se hayan levantado las restricciones para las actividades no esenciales, pero por el momento su incidencia en el transporte es mínima.

¿El sobreesfuerzo que se está haciendo por parte de los conductores y de las empresas, ha logrado motivar a los cargadores a subir los precios del transporte?

En absoluto. Si es cierto que algunas empresas han tenido en cuenta los retornos en vacío y en consecuencia han pagado un 20 o un 30 por 100 más, pero yo he visto ofertas muy bajas. Por ejemplo, en un transporte desde Francia a Asturias se cobraban 450 euros y por un recorrido de 300 kilómetros solo se percibían 180 euros. Unos precios –hablo de retornos-, absolutamente ridículos por los que no merecía la pena cargar.
El mercado no se ha movido al alza ni mucho menos, yo más diría que incluso a la baja, a pesar de las excepcionales circunstancias. Sí se produjo, en cambio, una pequeña bajada del combustible, insignificante si la comparamos con la reducción, de 60 a 26 euros, del precio del barril de crudo, que no se aplicó en las EESS y sí, en cambio, en los contratos de transporte para bajar el precio del servicio.

¿Ha habido un incremento de la morosidad?

En estos momentos no podemos hacer una estimación al respecto. No obstante, mucho nos tememos que pueda producirse, porque habrá muchas empresas abocadas al cierre o a la paralización de la actividad, con los consiguientes problemas de liquidez que al final se traducen en una falta de pago en el mundo del transporte.
Por ello hemos reclamado al Ministerio de Transporte que realice cambios en la legislación, eliminando la cláusula de “salvo pacto en contrario” en los contratos de transporte y que se pague a 30 días o que se cumpla la Ley de Morosidad.

La carga y descarga no cesa

¿Cómo está siendo el comportamiento de los cargadores con los conductores, sobre todo en lo que se refiere a la carga y descarga?

He de decir que, en términos generales, la situación en cuanto a la presión de los cargadores para que nuestros conductores realicen estas labores no ha mejorado. Este es un punto que seguimos reclamando y así lo ha hecho también la Comisión Europea e incluso desde el Ministerio de Transportes, a consecuencia de nuestras reclamaciones, si bien es cierto que se ha tratado de “recomendaciones”, sin una norma legislativa que lo prohíba. Claro está que se producen casos aislados, pero son los menos.

¿Hasta qué punto se ha solucionado el problema de la protección personal de los conductores, así como la atención en las EESS y lugares para alimentarse de forma adecuada?

Al principio fue auténticamente demencial, en cuanto a la higiene y a la alimentación de nuestros conductores se refiere, hasta el punto de que tuvo que intervenir el Gobierno ante nuestras protestas. Sin embargo, estos aspectos han mejorado de forma sustancial, tanto en relación con los equipos de protección (en algunos lugares nos exigían EPI´s y botas), como en la apertura de recintos para su manutención. Se ha hecho tarde pero las mascarillas, por ejemplo, ya están llegando.

Debemos aprovechar nuestro potencial y estar unidos

Crisis economica peor que en 2008

En estas condiciones de trabajo, ¿cómo vaticina que serán las repercusiones económicas y laborales para los transportistas? En su opinión, ¿esta crisis puede superar a la que padecimos en 2008?

Sin duda que superará a la crisis de 2008. En el mejor de los escenarios -y no quiero hacer de profeta porque ya me gustaría que alguien nos dijera cómo y cuándo vamos a salir de esta crisis-, no habrá una pequeña recuperación de nuestra economía hasta finales de año. Se está hablando de que el PIB puede bajar no hasta el 8% como predice el FMI, sino hasta el 15%. Si tenemos en cuenta, además, que una buena parte de nuestra economía depende del turismo, que supone un 15% del PIB, con unas pésimas expectativas de recuperación, como mucho se podrían recuperar 4 o 5 puntos de ese PIB al que hecho referencia. Si nos instalamos en el pesimismo, podríamos dar este año por perdido y veremos qué sucede en 2021.

Las relaciones del transporte con la Administración

Un mes después de que fuera decretado el estado de alarma, el Ministro de Transportes, José Luis Ábalos, remitía una carta de agradecimiento al sector. ¿Qué opinión le merece la misma?

He de decir que el Rey Felipe VI también envió una carta al Consejo Nacional del Transporte Terrestre, del que la CETM forma parte. Hay una expresión en castellano que dice “que de bien nacido es ser agradecido”. Por lo tanto, el agradecimiento o reconocimiento a nuestro sector de esta forma tan explícita, algo que nunca se había hecho, me parece bien. No obstante, sí esperamos que esa valoración hacia el sector se tenga muy en cuenta a la hora de tomar todas las medidas planteadas en su día. Me refiero a las ya conocidas por nuestros asociados, entre las que se encuentran la modificación de la Ley de Contrato de Transporte y de la “acción directa”; la lucha contra las empresas buzón y la competencia desleal y la no aplicación de la Euroviñeta. A éstas habría que añadir otras que surgen por mor de la pandemia, relativas a los ámbitos laboral, financiero y tributario, para dar respuesta a todas las demandas del sector.

¿Cómo valora las medidas económicas propuestas por el Gobierno, para que nadie se quede atrás? ¿Debería estar nuestro sector encuadrado dentro de ese gran pacto en el que, a priori, no solo participarían los partidos políticos, sino todos los sectores, sociales y económicos?

Entiendo que las patronales debemos acudir a esa llamada, pero con los planteamientos y las exigencias de que esos pactos tengan un contenido real y no sean pura demagogia y con la seriedad debida. Si eso no a servir para atender las demandas reales de la economía en su conjunto y de nuestro sector en particular, entonces habrá que levantarse de la mesa y denunciarlo. Se trataría de plantear y negociar todos los temas para acordar aquellas cuestiones que sirvan realmente para mejorar la economía española, el empleo y dar vida a las empresas que en estos momentos están en una situación muy difícil. Insisto, para hacer un paripé y una cuestión de imagen, más vale no participar.

Hasta la fecha solo ha habido muchos anuncios de ayudas dotadas de miles de millones de euros, pero la realidad es que a la hora de sustanciarlos se quedan en avales que no llegan y no todas las empresas alcanzan a conseguir esos créditos porque, al final, las decisiones sobre éstos las tienen las entidades financieras.

Está claro que son las pymes y los autónomos, la inmensa mayoría del sector, los más perjudicados.

En nuestro sector los márgenes de beneficio son tan pequeños (no llegan al dos por ciento) que, lógicamente, las tesorerías están agotadas. Para aguantar una crisis de esta índole vamos a tener que recurrir sin duda alguna a financiaciones ágiles y fáciles de soportar y que puedan dar liquidez a nuestras empresas, con plazos largos y con devoluciones a partir de que las empresas puedan tener beneficios en sus cuentas de resultados.

Se ha producido una caída del 50 por 100 de la actividad, y sigue en aumento

El transporte de mercancias, relevante y estratégico

En esta pandemia, el transporte ha demostrado su importancia como sector estratégico. ¿Cree usted que esta circunstancia servirá para que sea considerado como tal por la Administración?

El transporte es, como así lo ha demostrado, un sector estratégico, imprescindible y necesario para el funcionamiento de un país. Así lo ha reconocido la ONU y nosotros lo hemos venido reclamando históricamente, por la poca atención que siempre nos ha prestado la Administración e incluso la propia sociedad.

Ha sido un sector maltratado pero ha tenido coraje y responsabilidad en esta situación. Quiero agradecer a todos los transportistas españoles su respuesta a esa llamada que hicimos para no desfallecer en ningún momento. Dijimos que no habría ningún tipo de desabastecimiento por falta de transporte, incluso antes de que se declarara el estado de alarma. Y lo hemos cumplido.

Es cierto que al principio hubo enormes colas en los establecimientos, pero se fueron diluyendo cuando nuestros conciudadanos comprobaron que todas las mañanas los lineales de los supermercados, las farmacias, los centros hospitalarios…, estaban abastecidos de nuevo, precisamente por esa responsabilidad que demostró el Transporte de mercancías y de la cual me siento muy orgulloso, por representar a una parte del mismo.

La respuesta europea a la crisis del coronavirus

Estamos viendo graves dificultades en la respuesta europea para coadyuvar a salir todos juntos de esta crisis, con créditos de escasa entidad económica. ¿Para qué sirve, pues, la Unión Europea?

El gran problema de la Unión Europea es la burocracia. Es una máquina pesada, lenta de funcionamiento y consecuentemente no actúa con la rapidez adecuada. No como hacen en otros países, por ejemplo en USA. De otro lado, algunos Estados miran solamente su ombligo sin tener en cuenta esa solidaridad necesaria.

También es cierto que países como España no hemos estado muy “finos” a la hora de salir de la pasada crisis. El no haber crecido y contenido el gasto tiene sus consecuencias, y ahora no es fácil esgrimir argumentos para pedir ayuda. Pero a pesar de todas esas deficiencias y problemas, soy un europeísta convencido. Por mala que sea la situación, considero que sería mucho peor no estar dentro de la UE.

La presión de los cargadores en la carga y descarga no ha mejorado

¿Cuál sería el mensaje que querría dar a los miles de transportistas que componen la CETM, como estímulo para salir de la crisis que ya ha comenzado?

Este sector ha pasado muchas gripes, la transición política, la del petróleo, la de 2008…Esta es diferente, porque es sanitaria, pero al final se traduce en un problema económico. Y el sector siempre ha salido. A pesar de las malas experiencias, la carretera ha incrementado su cuota año tras año. Tenemos un potencial impresionante, porque somos imbatibles desde el punto de vista de la respuesta a la demanda de nuestros clientes.

Dentro de la CETM cabemos todos, autónomos y grandes empresas

Debemos, pues, aprovechar ese potencial y estar unidos. No quisiera que se interpretara este término como un concepto retórico o maniqueo, porque dentro de nuestra de la confederación española de transporte de mercancías hay, evidentemente, discrepancias, pero hemos demostrado que cabemos todos, autónomos y grandes empresas.

Nuestro objetivo final es la defensa de todos, pero necesitamos también la aportación de todos, cada cual en su medida.

De esta forma podremos ayudar a que la salida de esta crisis sea menos difícil de lo que auguran los vaticinios. Así lo está demostrando la CETM en esta pandemia, donde todos los días, las 24 horas, ha estado al pie del cañón, para dar respuesta a las necesidades y preocupaciones de nuestros transportistas, asesorando, informando y reclamando ante los diferentes órganos de la Administración todos aquellos elementos que pudieran facilitar su trabajo.

Ello nos debe hacer ver lo esencial que ha sido este trabajo, que debe servir para poner en valor la importancia del asociacionismo, algo por lo que vengo abogando desde hace tiempo, pues me preocupa esa pérdida de compromiso de los asociados. Es preciso afiliarse y participar en las asociaciones para hacerlas más potentes y reivindicar nuestros derechos.

Por último, ¿cómo valora la actuación del Gobierno en la gestión de esta pandemia?

Con cierto retraso y mucha improvisación. Es cierto que era una situación absolutamente nueva, pero no es menos cierto que había “pistas” para ver por dónde iba el problema y actuar en consecuencia.

En la hemeroteca están las manifestaciones de los máximos responsables y expertos en la materia. De explicar que solo iban a producirse dos o tres casos muy puntuales, a primeros de marzo, pasamos acto seguido a proclamar el estado de alarma. Sin ninguna duda, ahí se falló y hubo improvisación.

Revista Transporte Profesional

Número 410 - Mayo 2020
Este artículo completo ha sido publicado en la revista Transporte Profesional
 
 
Número 410 - Mayo 2020

Valora este artículo
(0 votos)
Javier Baranda

Director y editor de la Revista Transporte Profesional, periodista de vocación y devoción llevo media vida ligado a la información sobre el transporte y el asociacionismo en especial a la CETM

https://www.transporteprofesional.es/opinion/editorial-revista

Lo último de Javier Baranda

Artículos relacionados (por etiqueta)