Viernes, 22 Noviembre 2019

    Es una vieja y conocida táctica política, aunque se da en otros órdenes de la vida. Si usted tiene un problema, deshágase de él, quítese el “muerto” de encima antes de que le salpique. Precisamente esto es lo que han hecho en Alemania, con el asunto de los pepinos españoles; ya saben, la famosa bacteria “E.coli” que ha causado varias muertes y centenares de afectados.

     Sin encomendarse a Dios ni al diablo, las autoridades alemanas montaron una rueda de prensa para acusar directamente a los productores españoles del mortal brote. En segundo término y, por si acaso, también meten en el mismo “huerto” a transportistas (españoles, claro) y distribuidores, antes de denunciar el hecho a las autoridades españolas y/o a Bruselas.

    El “ejemplo” germano se ha extendido como la pólvora por otros países, y ya “bailan” en este desaguisado berenjenas, tomates y otras hortalizas. No va a ser fácil conocer dónde está el culpable, sobre todo si resulta ser teutón. Mientras, el perjuicio ya está hecho. La excelente campaña exportadora de estos productos se puede ir al traste y los sufridos transportistas con ella.

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:
    Redacción

    Equipo de redacción de TransporteProfesional.es

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    Separatas y Monográficos del Transporte