Miércoles, 15 Agosto 2018
Login Registro

Iniciar sesión

Usuario *
Contraseña *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos con asterisco(*) son obligatorios.
Nombre *
Usuario *
Contraseña *
Confirmar contraseña *
Email *
Confirmar email *
Captcha *
Reload Captcha

    Alerta sobre el descenso de empresas y vehículos de transporte de mercancías

    Transporte de mercancías por carretera

    Entre enero y septiembre de 2012, el número de empresas de transporte de mercancías ha descendido en 145 y el parque de vehículos ha pasado de 7.286 a 6.618 en la provincia de Pontevedra. ASETRANSPO, Asociación de Empresarios de Transportes Discrecionales de Mercancías de Pontevedra, lo achaca a la intensa crisis que está afectando duramente al sector, cada vez más castigado por el aumento incontrolado del coste del combustible, la creciente presión fiscal y la falta de movimiento de mercancías.

     El segmento más castigado es el del transporte pesado con una reducción de la flota de un total de 541 vehículos, mientras que en el ámbito del ligero han salido del mercado 222 vehículos.

    En lo que respecta al parque de vehículos para el transporte público de mercancías, en Galicia ha bajado, en autorizaciones, el 9,85%. Un retroceso que se hace notar más en los vehículos pesados (10,68%) frente a los ligeros (7,5%), “resistiendo estos mejor la crisis”. Esto en cifras significa una reducción de la flota de 22.690 a 20.658 vehículos, en Galicia y de 7.286 a 6.523 en la provincia de Pontevedra.

     

    El vicepresidente de ASETRANSPO, Ramón Alonso, afirma que “esto no es más que la consecuencia de las gravísimas circunstancias por las que atraviesan, a su vez, la industria y el comercio de la zona, como expedidores o consignatarios de esas mercancías que se transportan por carretera y cuyo consumo se ha minorado de manera tan considerable”.

    La reducción del consumo es más que evidente y el transporte de mercancías, en este sentido, actúa como un termómetro de la economía absolutamente fiable”, sentencia Ramón Alonso. “Y lo peor es que detrás de estas cifras hay muchos empleos. No sólo se destruye y altera el modus vivendi del empresario, sino el de toda su plantilla y las familias vinculadas a ésta. En muchos casos con el añadido de que se genera efecto dominó pues en el sector del transporte y la logística las empresas suelen estar interrelacionadas a través de las figuras de la subcontratación o la colaboración, al romperse de este modo la cadena logística se produce a su vez una sucesión de impagados que acaba con la dramática consecuencia del cierre o concurso”, concluye Alonso.

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    © 2018 BGO Editores. Desarrollo Área Fotográfica - Juan Caraballo - Revista Transporte Profesional - 91 744 03 95