Lunes, 16 Julio 2018
Login Registro

Iniciar sesión

Usuario *
Contraseña *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos con asterisco(*) son obligatorios.
Nombre *
Usuario *
Contraseña *
Confirmar contraseña *
Email *
Confirmar email *
Captcha *
Reload Captcha

    Qué pasaría si subieran los impuestos al gasóleo

    Fiscalidad hidrocarburos Fiscalidad hidrocarburos Transporte profesional

    Las recomendaciones del Comité de Expertos de Moncloa pasan por subir los impuestos a los hidrocarburos y bajarlos a otras fuentes de energía, como la eléctrica. Pero también repercutiría en el gasóleo profesional.

    El Gobierno ha presentado el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2018, donde se incluye una propuesta para modificar los impuestos que se aplican a la energía, entre ellos, a los carburantes (impuesto de hidrocarburos). Nuestro país se encuentra entre los Estados que menos carga fiscalmente sus combustibles, por lo que el Gobierno aún ve margen para aumentar la tasa que grava a gasolinas y gasóleos.

    El actual nivel impositivo de España es de 367,33 euros por cada mil litros, que es la suma de los 331 euros estatales más los 36,33 que aplican las comunidades autónomas de media. Para los vehículos de más de 7,5 toneladas, a efectos de nivel impositivo efectivo, España se sitúa en el mínimo comunitario de 330 euros por cada mil litros, ya que se está aplicando en su totalidad la recuperación del gasóleo profesional (hasta 50.000 litros anuales), correspondiente tanto al tipo estatal como al autonómico.

    Ante el supuesto de una posible revisión a corto plazo de la directiva que regula los impuestos sobre la energía, cabría la posibilidad de modificar la estructura del impuesto y de derogar la figura del gasóleo profesional, así como permitir un tipo impositivo autonómico para Francia y España. Todas estas situaciones ya han sido valoradas en anteriores proyectos de modificación de la directiva, pero no prosperaron en la votación del Consejo de la Unión Europea, por lo que, cualquier subida de los mínimos comunitarios y estatales podría dar lugar a un incremento real y efectivo de los costes para el sector del transporte.

    En todo caso, si la posible subida se hiciese sobre cualquiera de los dos tipos estatales que componen el impuesto (estatal general y estatal especial), no se plantearía ningún problema para el Estado, independientemente de que se aplicase el gasóleo profesional o no.

    Fin del IVMDH

    Si el proyecto de Presupuestos Generales del Estado prospera, se deroga la figura del tipo autonómico del Impuesto Especial, que se introdujo en 2013, en sustitución del tramo autonómico del IVMDH (declarado ilegal) para integrarlo dentro del actual tipo estatal especial, que pasaría de 24 a 72 euros/1.000 litros.

    Esta medida blindaría al Gobierno frente a una posible ilegalidad del tipo autonómico (que sería recurrible), integrándolo en el tipo estatal especial y unificaría el impuesto para todas las comunidades autónomas, aplicando los 48 euros en todas las regiones por igual, y evitando así la diferenciación geográfica.

    De esta manera, España pasaría de la actual media ponderada de 367,33 euros/1.000 litros a 379 euros/1.000 litros, lo que supondría una subida de 11,67 euros/1.000 litros, a partir del 1 de enero de 2019.

    Además de todo esto, la devolución del gasóleo profesional se mantiene en la actual diferencia de un euro, a obtener entre los 306 euros marcados en la regulación y el tipo estatal, marcado en 307 euros, y se le suma la cantidad de 48 euros del tipo estatal especial, que proveían del tramo autonómico y que se integran en ese tipo estatal.
    De este modo, sólo con la modificación de la estructura del impuesto, introduciendo en el tipo estatal especial los 48 euros procedentes del tipo autonómico igual para todas las comunidades autónomas, la devolución máxima del gasóleo profesional se mantiene en 49 euros/1.000 litros.

    El efecto negativo de esta nueva estructura del impuesto se verá reflejado en su repercusión sobre turismos y furgonetas cuyos repostajes venían haciendo en alguna de las comunidades donde el actual tipo autonómico estaba por debajo de los 48 euros/1.000 litros, o donde no se aplicaba (País Vasco, Aragón, La Rioja y Canarias). En este caso, al ser igualitario, dejará de haber fugas de consumos entre comunidades por la diferenciación del componente autonómico del impuesto.

    Hidrocarburos

    Gasóleo profesional


    Según la directiva europea, el gasóleo profesional estaba relacionado con el exceso del tipo impositivo aplicado en el Estado sobre el mínimo comunitario que se sitúa en 330 euros/1.000 litros. En la actualidad, el resultado de restar a 307 los 306 es el mismo que restar el resultado final de 307 (tipo estatal general) más 24 (tipo estatal especial) los 330 euros del mínimo comunitario: ambas operaciones dan como resultado 1 euro/1.000 litros.

    El problema surge si aumenta el mínimo comunitario y la referencia para la devolución son los 307 euros del tipo estatal general y la cantidad de restar 306 euros que regula el impuesto. En ese caso, todo lo que subiese el impuesto para igualar el mínimo comunitario, o se integra en el tipo estatal general, o podría dejar de recuperarse.

    Por eso, la CETM propone modificar el artículo 76 del Impuesto sobre Hidrocarburos que regula los elementos que intervienen en el cálculo del importe del gasóleo profesional. En lugar de “de 306 euros de tipo general y la cantidad de 48 euros del tipo especial”, propone que se incluya el siguiente enunciado: “del mínimo comunitario establecido en la Directiva del tipo estatal compuesto por el tipo general más el especial”.

    Impuestos al gasóleo


    Qué pasaría si subiesen los impuestos al gasóleo

    Bajo la premisa de que se devuelve el gasóleo profesional en su totalidad tanto en su tramo estatal (1 €/1.000 L) como autonómico (de 0 a 48 €/1.000 L), cualquier subida para los vehículos de más de 7,5 toneladas no implicaría un aumento directo del coste, pero sí un deterioro de la situación mensual de la tesorería y, por lo tanto, un aumento de los costes financieros.

    Hay que tener en cuenta que, aunque el IVA sea neutro para la empresa (se recauda y se entrega), a efectos de tesorería, cualquier incremento en la cantidad del impuesto tiene un efecto multiplicador del 1,21 (21% IVA).
    No obstante, para el transporte por debajo de las 7,5 toneladas, el efecto negativo sería inmediato y directo, ya que no recupera el gasóleo profesional.

    Revista Transporte Profesional

    Número 387 - Junio 2018
    Este artículo completo ha sido publicado en la revista Transporte Profesional
     
     
    Número 387 - Junio 2018

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    © 2018 BGO Editores. Desarrollo Área Fotográfica - Juan Caraballo - Revista Transporte Profesional - 91 744 03 95