Sábado, 04 Diciembre 2021

    El transporte con el Reino Unido cierra un trimestre en negativo tras el Brexit

    Boris Johnson y Ursula Von der Leyen Boris Johnson y Ursula Von der Leyen Transporte Profesional

    El acuerdo de salida del Reino Unido de la Unión Europea, firmado pasado el 24 de diciembre, ha supuesto la entrada en vigor de una nueva frontera con aduana efectiva desde el 1 de enero. Esto ha impactado en el transporte por carretera entre el exsocio europeo y España en los meses de enero y febrero, provocando retrasos y más costes, en su mayoría, debidos a la introducción de nuevos reglamentos y trámites aduaneros. Esta situación empieza a mostrar signos de normalización desde marzo, a pesar de que el transporte continúa sufriendo las nuevas normas administrativas postBrexit. 

    Más del 70% de las exportaciones españolas hacia Europa viajan por carretera y Reino Unido representa un mercado clave para España. En la actualidad, España es el quinto país, por volumen de mercancías, que introduce productos en el país británico, con un tránsito semanal aproximado de 8.000 viajes de camiones españoles. En Europa, más de 2,3 millones de camiones viajan entre el Reino Unido y la Unión Europea cada año.

    Según datos provisionales del ICEX, en enero de este año, el primer mes de salida efectiva del Reino Unido de la Unión Europea, las exportaciones españolas de bienes al Reino Unido cayeron un 23% en tasa interanual, mientras que las importaciones españolas de bienes procedentes del país británico durante este mes disminuyeron un 64,9% en tasa interanual.

    Más gastos para transportar al Reino Unido

    «Los nuevos trámites administrativos están generando un incremento de las cargas en vacío procedentes del Reino Unido. Antes del Brexit se situaban en torno al 25-30% y ahora son del 50%, lo que está disparando los costes de las empresas de transporte. Hay que recordar que un camión sin carga no está exento de pagar peajes y sigue consumiendo combustible, junto a otros gastos improductivos que impactan de forma directa en las cuentas de resultados de estas compañías, algunas de las cuales están renunciado a esas rutas que van y vuelven de Gran Bretaña a raíz de esta nueva situación», explica Ramón Valdivia, director general de Astic.

    Abriendo el foco al continente europeo, se observa que la situación es similar: en enero de 2021 el volumen de exportaciones de bienes (excluyendo el oro no monetario y otros metales preciosos) desde el país británico hacia la Unión Europea disminuyó un 40,7% respecto a las cifras de diciembre, mientras que las importaciones procedentes de la Unión Europea con destino al Reino Unido cayeron un 28,8%, según la Oficina de Estadística del Reino Unido (ONS). En febrero, las exportaciones de bienes a la Unión Europea se recuperaron de forma parcial, aumentando en más de 4.200 millones de euros (46,6%) y las importaciones de la Unión Europea mostraron un aumento de 1.390 millones de euros (7,3%).

    Por su parte, el Eurotunnel transportó el pasado mes de enero 82.484 camiones, un 37% menos que en enero de 2020. Una cifra que subió en febrero hasta los 99.787 camiones, lo que supone un 24% menos en relación a febrero de 2020, y en marzo se situó en los 122.832 camiones, lo que representa una caída del 2% respecto a marzo del año pasado, según datos de la empresa concesionaria Getlink.

    Business Europe identifica los problemas del transporte

    La organización patronal europea Business Europe acaba de publicar el informe ‘Principales problemas relacionados con el comercio y la inversión entre la UE y el Reino Unido desde el final del periodo de transición’. Este documento incluye los principales obstáculos a los que actualmente se tiene que enfrentar el transporte de mercancías por carretera tras el Brexit. Entre ellos, destacan el aumento de las tarifas al contado en el transporte tanto dentro como fuera del Reino Unido, los costes adicionales relacionados con retrasos en la aduana, con el cambio de ruta de los camiones o con el desabastecimiento o los plazos de espera prolongados para obtener números de IVA y EORI del Reino Unido.

    Este informe también pone de relieve que ahora es necesario pagar derechos de aduana sobre productos que no cumplen con los requisitos de origen y que cada envío de importación debe ser despachado de aduana, con un coste aproximado de entre 58 y 70 euros por entrada. Otros obstáculos sobre los que pone el foco este informe son la mano de obra adicional necesaria para hacer frente al aumento de la carga de trabajo debido a los requisitos de documentación, el coste de inversión en modificaciones informáticas para intercambiar información con corredor y aduana, así como los costes adicionales relacionados con la formación del personal sobre las reglas para los requisitos de exportación e importación fuera de la Unión Europea. 

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:
    Raquel Arias

    Desde 1996, intento explicar el mundo del transporte a profesionales, haciendo un poco más fácil lo de informar a expertos y no tan expertos. Es más interesante de lo que parece, pero menos fácil, también. 

    https://www.transporteprofesional.es/raquel-arias

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    Separatas y Monográficos del Transporte