Miércoles, 01 Diciembre 2021

    Transportes aprueba un plan de ayudas a la transformación de camiones diesel a gas

    Camión diesel circulando por carretera Camión diesel circulando por carretera Transporte Profesional

    En los últimos años, Italia y Alemania han puesto en marcha planes de ayuda para la renovación de las flotas de transporte de sus empresas transportistas nacionales sin excluir la propulsión diesel, teniendo en cuenta que cualquier sustitución de un vehículo más antiguo propulsado por esa tecnología por un nuevo vehículo Euro 6 supone una mejora importante en las emisiones al medio ambiente, que alcanza hasta el 90% de reducción de dióxido de carbono y partículas.

    Sin embargo, el Ministerio de Transportes no va a contemplar la adquisición de camiones nuevos diesel en su Plan de Ayudas para la renovación de flotas dirigido a las empresas transportistas, sino que su apuesta se basará sólo en la renovación de vehículos de transporte propulsados por otras energías alternativas o la transformación de los actuales vehículos diesel. En este sentido, el Ministerio reconoce que en el sector del transporte de mercancías y pasajeros de largo recorrido no hay una oferta real suficiente de vehículos eléctricos y los modelos de hidrógeno están aún en fase de experimentación, por lo que estima que la mayor parte de las adquisiciones a subvencionar serán las referidas a vehículos propulsados por gas (tanto GLP, como GNC y GNL), que generan un 15% menos de emisiones que su equivalente en diesel.

    Plan de renovación de flotas de camiones

    Asimismo, el Plan contemplará una línea de ayudas para la trasformación de los actuales camiones diesel en tecnología dual, es decir, para que pueda funcionar con un porcentaje de combustibles alternativos, en concreto, con gas natural. Al ser el gas natural una tecnología de propulsión novedosa, unida a la incipiente red de gasineras existentes en la actualidad, hace que muchos transportistas sean aún reacios a adquirir vehículos nuevos propulsados a gas, por lo que la fórmula más óptima para facilitar su introducción en el transporte pasaría por incentivar la transformación de los actuales vehículos diésel en tecnología dual, cuya adaptación tiene un coste limitado. Esto les permitiría “familiarizarse” con dicha tecnología, de cara a una posterior renovación de su vehículo actual, fomentando la instalación de una red mayor de nuevos puntos de suministro por la mayor demanda de este tipo de carburante.

    El Plan incluirá una línea de ayudas dirigidas a empresas transportistas para el achatarramiento de vehículos antiguos, sin condicionarlo a la adquisición de ningún vehículo nuevo, como ya ocurrió en 2015 con el Plan PIMA Transporte, aunque, en esta ocasión, se espera que se eliminen algunos de los requisitos limitativos que contemplaba el anterior plan. 

     

     

     

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:
    Raquel Arias

    Desde 1996, intento explicar el mundo del transporte a profesionales, haciendo un poco más fácil lo de informar a expertos y no tan expertos. Es más interesante de lo que parece, pero menos fácil, también. 

    https://www.transporteprofesional.es/raquel-arias

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    Separatas y Monográficos del Transporte