Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Domingo, 03 Julio 2022

    Abril 2022 - Editorial revista Transporte Profesional

    Saúl Camero, Director de Transporte Profesional Saúl Camero, Director de Transporte Profesional Editorial

    Lluvia de millones para el transporte  

    Probablemente, el pasado mes de marzo fue uno de los más intensos que se recuerdan a nivel sectorial en los últimos años. Ya el día 1 se aprobaba el Real Decreto-Ley de medidas para la mejora de la sostenibilidad del transporte de mercancías por carretera y del funcionamiento de la cadena logística. Lo que vino después, en días sucesivos, fue una cascada de acontecimientos que puso en jaque el libre funcionamiento de la actividad y la supervivencia de las empresas.

    Sin entrar a valorar el cómo se ha llegado a la situación actual, todo comenzó por el abusivo incremento del precio de los carburantes, que en determinadas zonas de España se acercó a los dos euros por litro

    A partir de aquí se produjo una reacción tras otra, que derivó en una llamada del Comité Nacional al Ministerio de Transportes conminándole a una reunión urgente en la que se discutiese la coyuntura actual -desesperada para muchos transportistas- y se pusiera una solución urgente encima de la mesa que revertiera la situación en la medida de lo posible. De lo contrario, muchos camiones tendrían que parar al no poder soportar unos costes del todo desproporcionados que ponían en peligro la viabilidad empresarial.

    Eso sí, en ningún caso el Comité Nacional Transporte por Carretera se planteó un cese de actividad como medida de presión al Gobierno, pues no era tiempo de tomar una decisión que derivase en una paralización del país, algo que algunos no entendieron, los cuales, bajo el paraguas de una plataforma de movimientos asamblearios un tanto extraños que no tenía representatividad en el Comité, anunciaban un paro para mediados de mes.

    A medida que pasaban los días, el nerviosismo iba en aumento, si bien la Administración en todo momento entendió el escenario que se estaba produciendo y atendió la llamada de quien verdaderamente era su interlocutor válido de cara a buscar vías de solución a la crisis abierta.

    Tras diversas reuniones, las dos últimas maratonianas, y con amagos de determinadas organizaciones de parar sus vehículos, la madrugada del pasado 25 de marzo se llegó a un acuerdo, y la ministra Raquel Sánchez anunciaba un paquete de medidas con una dotación económica conjunta entre todas las partidas de 1.125 millones de euros, con un mínimo de 20 céntimos de rebaja del precio de los combustibles por camión como medida estrella, a lo que hay que sumar ayudas directas de 1.250 € por camión y 500 € por furgoneta.

    Tal y como se encargaron de asegurar los miembros del Comité Nacional del Transporte por Carretera se trata de un buen acuerdo, que permitirá dignificar el sector y garantizar unas mejores condiciones a la hora de realizar su trabajo para los conductores y para las empresas, ‘incluso’, evidentemente, para los autónomos y las pymes.

    No debemos, en cualquier caso, lanzar las campanas al vuelo y darnos por satisfechos, pues es ahora cuando verdaderamente empieza lo duro. Tenemos el ‘empujón’ del Gobierno en forma de ayuda económica y unas herramientas válidas -un Decreto-Ley- para poner al sector en el lugar que se merece y que funcione con una base sólida que le permita ser fuerte, estar cohesionado y, lo que es más importante, contar con una estructura en la que hasta el último eslabón de la cadena del transporte pueda trabajar con un mínimo de rentabilidad.

    Porque precisamente ése, el problema estructural como mal endémico del transporte de mercancías, es el que hay que atajar. En eso estamos todos de acuerdo, y hay que tener claro que es necesaria una ley que asegure una utilización justa de la subcontratación, de manera que nadie trabaje a pérdidas, algo que desgraciadamente no siempre es así.

    Transportes está por la labor -realmente está trabajando en este tema-, el Comité Nacional del Transporte por Carretera está por la labor y está claro que la totalidad de la cadena de transporte y logística está por la labor. Sólo así podremos de verdad engrandecer esta profesión y que, consecuentemente, resulte atractiva para generaciones futuras.

    En cualquier caso, lo que es evidente es que este mes de marzo supondrá un antes y un después para el sector del Transporte por Carretera, y que a partir de ahora no hay que poner excusas; contamos las herramientas necesarias y tenemos ganas de hacerlo bien…, así que, a trabajar, siempre que nos dejen.

    Puedes consultar la versión impresa de la Revista Transporte Profesional AQUÍ

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:
    Saúl Camero

    Periodista con 25 años de experiencia en el ámbito del transporte de mercancías por carretera, es director de la revista Transporte Profesional desde marzo de 2020.

    Además, también es especialista en vehículos comerciales y todo lo relacionado con el mundo “furgonetero”: pruebas, comparativas, técnica, etc.

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    Separatas y Monográficos del Transporte

    © 2018 BGO Editores. Desarrollo Área Fotográfica - Juan Caraballo - Revista Transporte Profesional - 91 744 03 95