Lunes, 17 Junio 2024

    Marzo 2023 – Editorial revista Transporte Profesional

    Saúl Camero, director de la revista Transporte Profesional Saúl Camero, director de la revista Transporte Profesional Editorial

    Una seria amenaza

    No pretendo descubrir nada nuevo en este editorial al escribir sobre la acuciante falta de conductores que soporta nuestro sector. Lamentablemente es algo que está ahí y que es de sobra conocido. El asunto es que, aun cuando todos los estamentos sectoriales llevan tiempo dando la voz de alarma en este sentido, se trata de un problema que se está haciendo cada vez más grande, cual bola de nieve, y lo peor es que no se atisba una solución a corto/medio plazo.

    Miren, en este número de Transporte Profesional tratamos en profundidad dos sectores de actividad que en mayor o menor medida están pasando por una coyuntura difícil por una serie de cuestiones que analizamos convenientemente. ¿Y saben cuál es el común denominador en ambos casos? Sí, han acertado, la falta de profesionales del volante.

    En un caso, en el sector de los portavehículos, esta situación se agrava bastante teniendo en cuenta que se trata de una especialidad en la que el conductor no se tiene que limitar únicamente a conducir. Por lo pronto, están obligados a realizar la carga y la descarga de los vehículos -la prohibición de hacerla por ley ‘no va con ellos’-, con la complejidad que ello conlleva. No debe resultar nada fácil tener que hacer este trabajo teniendo en cuenta que en un mismo semirremolque se pueden transportar diferentes configuraciones de vehículo (turismo, furgoneta, etc.). Y no digamos si lo que hay que cargar son camiones de distintas arquitecturas, además de que la conducción no tiene nada que ver con la de un conjunto al uso.

    Está claro que este subsector precisa de una mayor dedicación, de ahí que tal y como asegura alguna voz autorizada y con peso específico en el mismo, “habría que compensarlo con un mayor salario”. La cuestión es cómo hacerlo sin que se resienta la estructura de costes. Que tomen nota los fabricantes de vehículos ahora que necesitan de más transporte para hacer las entregas.   

    Nos estamos jugando nuestro sector, pues de seguir así, en pocos años no habrá quien conduzca un camión

    Por otro lado, y en lo que se refiere a la actividad de transporte frigorífico, tampoco tenemos buenas noticias. En una operativa en la que priman las exportaciones -ya saben, somos la ‘huerta de Europa’-, cada vez es más complicado encontrar conductores que quieran pasarse fuera de sus hogares no ya solo días, sino incluso semanas. La conciliación familiar cada vez está más presente y por muy profesional que uno sea, a veces las prioridades son otras.

    Además, en muchas ocasiones los chóferes tienen que aguantar situaciones, por decirlo de una manera suave, nada agradables en el ejercicio de su profesión. No lo digo por la carga y la descarga, que parece que es un tema en vía de solución -así lo marca la ley, y si no ahí está el buzón anónimo del Ministerio de Transportes para denunciar su incumplimiento-, sino por los excesivos tiempos de espera, además de por el trato en ocasiones vejatorio que los conductores soportan en los centros de carga.

    No es de extrañar por todo ello que los jóvenes no quieran saber nada de una profesión que muchas veces aguanta no pocos sinsabores. Si, además, ocurre que las generaciones actuales de profesionales van cumpliendo años y que una gran parte de ellos está próximo a la edad de jubilación, la situación se torna preocupante. Y es que nos estamos jugando nuestro sector, pues de seguir así, en pocos años no habrá quien conduzca un camión.

    Soluciones se han puesto muchas encima de la mesa. Se bajó la edad para sacarse el permiso de conducir y el CAP a los 18 años, pero claro, el desembolso económico que hay que realizar es importante para alguien que está empezando. Ayudas por parte de la Administración con algún sistema de becas se hace imprescindible, así como potenciar la formación profesional con módulos específicos. Todas las esferas implicadas en el sector deben hacer más por dar un volantazo a un escenario alarmante. La contratación de conductores de terceros países es una solución, pero no es la solución. Avisados estamos.

     

     

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:
    Saúl Camero

    Periodista con 25 años de experiencia en el ámbito del transporte de mercancías por carretera, es director de la revista Transporte Profesional desde marzo de 2020.

    Además, también es especialista en vehículos comerciales y todo lo relacionado con el mundo “furgonetero”: pruebas, comparativas, técnica, etc.

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    Noticias + Leidas

    Separatas y Monográficos del Transporte

    © 2018 BGO Editores. Desarrollo Área Fotográfica - Juan Caraballo - Revista Transporte Profesional - 91 744 03 95
    Nosotros usamos Cookies

    Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.