Advertisement
Martes, 16 Abril 2024

    Dossier lavado de cisternas: por la regulación

    Lavadero de cisternas alimentarias Lavadero de cisternas alimentarias Transporte Profesional

    Entrevista Josep Cid, presidente de ANLIC: “Hacemos un esfuerzo enorme por mantener el nivel de servicio que nuestros clientes necesitan

    En ANLIC trabajan por mejorar las condiciones de trabajo de los lavaderos de interior de cisternas y por avanzar en los estándares de calidad, seguridad y compromiso con el medio ambiente. Así lo explica su presidente, Josep Cid en la siguiente entrevista.

    Según los datos que maneja ANLIC, ¿cómo han evolucionado los lavados de interior de cisternas en el último año?

    "Los números no han variado de forma significativa respecto a los años anteriores. Nuestra capacidad para mantener resultados consistentes en un entorno VUCA es un testimonio de la dedicación y el esfuerzo de todos nuestros asociados. Aunque la estabilidad puede parecer a primera vista como una falta de progreso, en realidad es un logro en sí mismo. Significa que estamos manteniendo nuestros estándares y cumpliendo nuestras metas de manera constante".

    "No obstante, estamos abiertos a seguir buscando oportunidades para el crecimiento y la mejora continua. Si bien nuestros números actuales son sólidos, siempre estamos explorando formas de optimizar nuestros procesos y estrategias para lograr un rendimiento aún más destacado en el futuro".

     ¿El hecho de que el precio de la energía se haya moderado ha servido para que los lavaderos de cisternas sean más rentables?

    "No, pero continuamos haciendo un esfuerzo enorme por mantener el nivel de servicio que todos necesitan. Somos un actor imprescindible en el día a día del sector del transporte en cisternas. Según datos de inicio de año, durante 2022 el incremento del precio energético fue constante, cosa que hizo disparar el IPC y, con ello, la inflación. Si vemos el esquema de producción energética de España, comprobaremos que el aporte de energía proveniente de fuentes renovables no alcanza para satisfacer la demanda nacional y estamos ligados a la altísima dependencia de combustibles fósiles". 

    "Desde el punto de vista asociativo, ¿cómo ha funcionado ANLIC? ¿Qué requerimientos les pedís para formar parte de la asociación?

    "La asociación tiene claras las directrices a seguir y ha estado funcionando en pro de ellas. Desde la junta directiva hemos trabajado codo con codo con el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para llevar a cabo una modificación sustancial del Real Decreto y hemos elaborado una guía de buenas prácticas de higiene en lavaderos de interiores de cisternas alimentarias que pronto verá la luz a través de AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición). Además, hemos asistido a las reuniones anuales de EFTCO, donde hemos sido parte importante de ellas".

    ""En la actualidad somos 65 asociados. Durante el último ejercicio no se registró ninguna nueva alta, pero sí varias peticiones de ingreso, que estamos tramitando en estos momentos. Asimismo, no ha habido ninguna baja en los últimos años, lo que continúa significando que los profesionales reconocen el valor de ser miembro de ANLIC. Los requerimientos de ingreso y de renovación son los mínimos imprescindibles para poder garantizar la calidad, seguridad, medio ambiente y salud que nos pide la Unión Europea". 

    ¿Qué servicios dais a vuestros socios?

    "Desde ANLIC estamos comprometidos en brindar a nuestros asociados los servicios necesarios para garantizar el cumplimiento de los estándares europeos. Nuestra prioridad es colaborar estrechamente con nuestros miembros para asegurar que todos los requisitos y normativas europeas aplicables sean cumplidos de manera eficiente y efectiva".

    "Somos conscientes de la importancia de mantenerse al día con los estándares europeos en constante evolución y desde la junta directiva, junto con nuestros asesores externos, les ofrecemos asesoramiento, capacitación y apoyo técnico en todas las áreas relevantes. Nuestra misión es facilitar el proceso de adhesión y cumplimiento de estas normativas, permitiéndoles centrarse en su misión y objetivos principales". 

    ¿Cómo ha evolucionado el sistema de evaluación SQAS y qué supone para los lavaderos de cisternas?

    "A principios de este año se puso en marcha una actualización importante del cuestionario SQAS. Esta revisión es un paso significativo hacia la mejora continua de nuestros estándares de calidad, seguridad, medio ambiente y salud. Con el fin de estar alineados con las últimas normativas y mejores prácticas en la industria, se han añadido un conjunto adicional de preguntas que permitirán una evaluación más exhaustiva de nuestras operaciones y procesos".

    "Estas nuevas cuestiones han sido diseñadas de forma cuidadosa para abordar áreas críticas de nuestro desempeño y para garantizar que seguimos cumpliendo con los más altos estándares de calidad y seguridad en nuestras actividades".

    "Reconocemos que este aumento en el número de preguntas puede requerir un mayor esfuerzo en la recopilación de información y la preparación para las evaluaciones SQAS. Sin embargo, estamos seguros de que esta inversión adicional en el proceso de evaluación nos ayudará a identificar áreas de mejora y a fortalecer nuestro compromiso con la excelencia en todos los aspectos de nuestro negocio". 

    ¿El tema de la certificación electrónica, cómo os afecta en vuestro día a día?

    "Desde EFTCO nos indicaron que la implantación del eECD estaba por debajo de las expectativas. El proceso de implementación va muy lento y parece ser que ha habido alguna reticencia con algún operador logístico. En concreto, durante el último año, el uso del certificado electrónico solo se está utilizando, y en muy pequeña cantidad, en Alemania, Bélgica y algunos puntos de Países Bajos". 

    ¿Continúa habiendo lavaderos ilegales? ¿Se está trabajando en mitigar este problema entre asociaciones y autoridades?

    "Por desgracia, continúa habiéndolos, aunque yo prefiero llamarles “alegales” en lugar de ilegales. Como siempre, y ahora más si cabe, estamos trabajando en estrecha colaboración con las autoridades pertinentes (Administración) para abordar y subsanar la presencia de estos lavaderos. La integridad y la legalidad son valores fundamentales para nosotros, y estamos comprometidos en garantizar un entorno comercial justo y seguro para todos".

    "Es importante destacar que la cooperación con las autoridades es esencial para abordar este problema de manera efectiva. Hemos estado en contacto con los departamentos correspondientes y estamos compartiendo toda la información relevante que pueda contribuir a identificar y mitigar este problema".

    "Nuestra prioridad ha sido, es y siempre será proteger los intereses de nuestros asociados y promover un mercado en el que todas las empresas operen de manera legal y ética. Continuaremos trabajando para garantizar que se tomen las medidas adecuadas y que se mantenga la transparencia en todas nuestras operaciones". 

    ¿Ha habido en el último año alguna novedad en cuanto a la armonización normativa a nivel estatal en lo que respecta a las inspecciones de lavaderos?

    "Desde hace años estamos trabajando codo a codo con la Administración para poder regular el sector de los lavaderos de cisternas. Desde mi presidencia, y con la ayuda de los miembros de la junta de ANLIC y de nuestros asesores externos, estamos trabajando en una actualización del Real Decreto 948/2003 que va a intentar armonizar los diferentes desequilibrios que existen en la actualidad. Se trata, eso sí, de un proceso largo, ya que hay muchos actores involucrados". 

    ¿Cómo van las relaciones con los cargadores, que habitualmente marcan las pautas a los transportistas en cuanto al lavado interior de cisternas?

    "En lo que respecta a nuestras relaciones con los cargadores, estamos comprometidos en mantener una comunicación abierta y efectiva. Entendemos que las pautas de lavado interior de cisternas son una parte crítica de la operativa. En ese sentido, hemos estado trabajando con algunos cargadores para garantizar que se mantenga una alineación adecuada en cuanto a los estándares de limpieza y seguridad".

    "Hemos fomentado un diálogo constructivo con ellos, lo que nos ha permitido revisar y aclarar cualquier ambigüedad en las pautas de lavado de cisternas. Esto ha resultado en una mejor comprensión mutua y una mayor eficiencia en nuestras operaciones".

    "Desde ANLIC estamos comprometidos en proporcionar la orientación y el apoyo necesarios para lograr esto, pero necesitamos que los cargadores tomen conciencia de que el lavado de cisternas y, en su caso, el uso del certificado ECD, debe ser una prioridad e incluirlo como uno de los puntos críticos de su sistema de gestión".

    Lavadero Ángel Márquez

    “En lavado de cisternas alimentarias hay un vacío legal importante”

     El lavado de interior de cisternas de productos alimentarios es la especialidad del lavadero Ángel Márquez, ubicado en la localidad cordobesa de Montilla. Su gerente, que le da nombre a la empresa, explica la especial idiosincrasia que comporta esta actividad tan específica.

     A pesar de ser un empresario joven (35 años), Ángel Márquez lleva desde que era un adolescente trabajando en esta compañía de la que se siente orgulloso, y todo ello a pesar de las dificultades que conlleva el día a día de esta especialidad del transporte.

    “En el lavado de transporte alimentario no está regulado. Es más, cuando se crea el Real Decreto 948/2003 por el que se establecen las condiciones mínimas que deben reunir las instalaciones de lavado interior de cisternas, sólo se refiere a las que transportan mercancías peligrosas, dejando a un lado las de alimentario. Se trata de una norma obsoleta que no tiene en cuenta a nuestro sector” 

    Vacío legal en la limpieza de cisternas alimentarias

    Ocurre que, además de haber un vacío legal en todo lo referente a la limpieza de cisternas y el círculo de seguridad alimentaria, “no está regulado ni por el Ministerio de Sanidad ni por el de Industria, ya que este ministerio no determina nada a este respecto. Se está luchando desde hace muchos años, con la asociación ANLIC a la cabeza, porque se regule, pero como el Real Decreto es difícil que se modifique, teniendo en cuenta que las cosas van muy lentas en nuestro país, estamos como estamos. La única vía para que todo se aclare es crear un anexo al Real Decreto, que es algo que parece se iba a desarrollar, pero a día de hoy no tengo conocimiento de que se haya avanzado en este sentido, y eso que la propia ANLIC lleva años intentándolo, asegura Ángel Márquez.

    El gerente de este lavadero cordobés va incluso más allá: “creo que no se van a poner medios hasta que no haya una intoxicación alimentaria grave, que la habrá. ¿Y quién es el responsable de todo ello? Desde ese momento, pienso que los distintos estamentos gubernamentales buscarán culpables e intentarán poner los medios para que no vuelva a suceder. El problema es que, para garantizar la seguridad alimentaria en el transporte líquido hay que tener clara la incompatibilidad de fluidos, saber lo que hay que lavar y cómo se va a hacer, lo que va a cargar la cisterna en el próximo viaje. En definitiva, hay que cerrar un círculo de seguridad y que todo ello esté supervisado”

    El problema de la seguridad en los lavaderos de cisternas

    Pero el asunto va un poco más allá, y si bien “yo lo que intento es profesionalizar lo más posible mi actividad, pero ocurre que no siempre es así, ya que el sector del transporte lo que quiere es precio; entonces, ¿dónde dejamos el tema de la seguridad? Estamos en el filo de la navaja y, teniendo en cuenta la deriva económica que estamos viviendo, al final, todo va a valer”, prosigue.

    A todo ello hay que sumar el hecho de que montar un lavadero de cisternas de alimentario es muy fácil, tal y como asegura Ángel Márquez. “Hay tanto vacío legal en este sector, que muchos lavaderos se establecen camuflando su operativa como otro tipo de actividad y esto es consecuencia de falta de regulación. Ni siquiera hay un Real Decreto que lo haga, ni en Industria ni en Sanidad. Al final le dan la licencia de apertura a cualquiera, ni hay regulación ambiental ni se tienen en cuenta los vertidos, algo que me parece lamentable, de ahí que, con una inversión mínima y sin supervisión alguna cualquiera puede poner un lavadero”.

    Y esto ocurre con mucha frecuencia, “sobre todo en determinadas comunidades autónomas, como pasa en Andalucía, sólo por poner un ejemplo que me pilla cercano”, añade este joven empresario.

    La solución pasa por denunciar, pero tal y como asegura Ángel Muñoz, es necesario que todos los lavaderos ‘legales’ vayamos de la mano y hablemos con la autoridad pertinente. Desde ANLIC se está haciendo un gran trabajo en este sentido, pero, insisto, los lavaderos que estamos dentro de la asociación tenemos que estar unidos y ser uno contra estas prácticas. Pero también los lavaderos que no son de alimentarios, caso de los de químicos”.

    Y es que “no puede ser que haya quien vierta aguas directamente a los ríos sin depurar, que lo hay. No se hace nada en este aspecto. Se está tirando al colector directo, y no puede intervenir la confederación de aguas, ya que, al tratarse de un colector municipal, no se puede entrar en ejecución directa contra el lavadero”, asevera.

    Es difícil luchar contra esto, hasta el punto de que “no creo en este sector. Yo lo he hecho todo legal, pero no puedo competir con quien no funciona de forma correcta. Y, si encima, hay falta de competencias para sancionarlos, ¿Qué hacemos? ¿Queremos lavaderos o’ enjuagaderos’ que lavan mucho más barato? No todo es precio o, por lo menos, así lo veo yo. Todos deberíamos jugar con la misma baraja, es decir, con la misma regulación y las mismas inspecciones”, continúa.

    “Tengo claro que desde ANLIC tenemos que insistir en esta problemática. Es fundamental que todos los que formamos parte de la asociación estemos comprometidos con esta circunstancia y seamos totalmente proactivos” Ángel Márquez

     

    Cuatro líneas de lavado de cisternas

    Si por algo destaca Ángel Márquez es por dar el mejor servicio posibles a sus clientes. Para ello, en la actualidad cuenta con cuatro líneas de lavado: tres de alimentario y un cuarto de químico, “que me vino bien, ya no sólo por dar la posibilidad de dar servicio, sino porque también me permitió ‘ponerme las pilas’ desde el punto de vista burocrático y formativo, además de que el nivel cualitativo y cuantitativo de la empresa creció. Cierto es que, a día de hoy, en químicos no estamos haciendo lavados porque en mi zona apenas hay este tipo de cisternas”, afirma. 

    Asimismo, “la tercera línea de alimentarios es cerrada, es decir, el camión entra con la cisterna y queda aislado, algo que lo hago para determinados alimentos y para evitar contaminación cruzada”, comenta este joven empresario.

    Además, en todo lo que se refiere a la maquinaria industrial propiamente dicha, “todo es de desarrollo propio. Montamos las líneas, las bombas, los cabezales, etc. nosotros mismos, salvo alguna pieza concreta de repuesto que no tenga. Otra cosa es la depuradora, que es muy compleja en cuanto a analítica, control de PH, alcalinidad, por lo que contamos con apoyo”, continúa.

    En cuanto al volumen de lavados propiamente dicho, “en 2023 hemos notado de una caída dependiendo de la zona y del lavadero de entre un 40% y un 60%. La razón es que no hay cosecha, y como yo, el 90% de mis lavados corresponden a aceites y derivados (vegetales), pues la frecuencia de lavados baja bastante, afirma.

    Acerca de Ángel Márquez

    Empresa familiar que comenzó con el padre de Ángel Márquez como lavado de turismos y de camiones, poco a poco fue diversificando su negocio y, tras adquirir un rotativo, empezó a hacer lavado de interior de cisternas a pequeña escala. A medida que fue creciendo en la zona, la demanda de lavados -sobre todo por el gran movimiento de vino en cisternas que había y poco a poco de aceite-, “abrimos la línea de negocio hacia esta vía”, explica Ángel Márquez.

    Ya en la década del 2000, “contábamos con una línea de lavado con dos cabezales que luego incrementamos a cuatro cabezales, y de ahí fuimos creciendo poco a poco, tiempo en el que, siendo muy joven, me incorporé a la empresa”, añade.

    Ya en 2003 montaron una segunda línea “y yo me impliqué en el desarrollo y montaje de ésta y las posteriores. Incluso, junto con mi padre, visité muchos lavaderos por toda España para entender el negocio y su funcionamiento y poder dar un mejor servicio en nuestro lavadero”, prosigue. Con el tiempo, ya de su mano, Ángel Márquez fue profesionalizando la empresa y, entre otras cosas, adoptó el cuestionario SQAS y pasó a formar parte de ANLIC.   

     

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:
    Saúl Camero

    Periodista con 25 años de experiencia en el ámbito del transporte de mercancías por carretera, es director de la revista Transporte Profesional desde marzo de 2020.

    Además, también es especialista en vehículos comerciales y todo lo relacionado con el mundo “furgonetero”: pruebas, comparativas, técnica, etc.

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    Noticias + Leidas

    Separatas y Monográficos del Transporte

    © 2018 BGO Editores. Desarrollo Área Fotográfica - Juan Caraballo - Revista Transporte Profesional - 91 744 03 95
    Nosotros usamos Cookies

    Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.