Jueves, 03 Diciembre 2020

    Madrid Central: todo sigue igual, de momento

    Jorge Somoza. Director General de CETM Madrid Jorge Somoza. Director General de CETM Madrid Transporte Profesional

    Por increíble que parezca, a día de hoy, Madrid Central sigue igual. A pesar de que una de las primeras medidas adoptadas por el actual equipo de gobierno fue la suspensión de la aplicación de Madrid Central, se lo tumbaron los tribunales; a pesar de que el año pasado se anunciara el nuevo plan de movilidad del Ayuntamiento de Madrid (Madrid 360), todavía no se han llevado a cabo los cambios normativos necesarios; a pesar de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid anulara la regulación de Madrid Central debido a importantes defectos de forma como la ausencia de evaluación de impacto económico o la falta del trámite de información pública, dicha resolución no es firme y la regulación sigue vigente; a pesar de que el sistema de registro de accesos y de sanciones ha tenido múltiples fallos; a pesar de todo, Madrid Central continua en vigor.

    No hay un solo madrileño que tenga claro cuáles son los requisitos, condiciones y excepciones de acceso a Madrid Central. Y para añadir aún más caos a una regulación confusa, dispersa y parcheada, ahora uno de los Juzgados contencioso-administrativo de Madrid ha establecido que la moratoria aprobada en su día por el Ayuntamiento de Madrid al sistema de multas de Madrid Central no ha vulnerado derechos fundamentales, desestimando la demanda que interpuso el Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente (IIDIMA), si bien dicha sentencia tampoco ha ganado firmeza y siguen vigentes las medidas cautelarísimas aprobadas por otros juzgados de la capital que suspendieron la entrada en vigor de la moratoria.

    Pero si algo han puesto de manifiesto todos estos “batiburrillos” judiciales y correcciones a posteriori de la norma, es que Madrid Central es un sistema que ha fracasado. Ello porque fue fruto de las prisas electorales, sin el consenso de los sectores afectados, y sin los necesarios estudios de impacto económico, que sólo para el sector del transporte supone un coste de 1.300 millones de euros por la exigencia de renovar el 80% de la flota en un periodo de cinco años (2020-2025). No se puede perder la perspectiva de que la sostenibilidad no es sólo medioambiental, sino también social y económica.

    Madrid Central tiene los días contados, y si no fuera por la situación originada por la Covid-19, seguramente a día de hoy no estaría en vigor, ya que su derogación implica la modificación de la Ordenanza de Movilidad, que el actual equipo de gobierno había anunciado que se llevaría a cabo a mediados de este año, pero los acontecimientos lo han aplazado hasta primeros de 2021.

     

    Madrid Central tiene los días contados, y si no fuera por la situación originada por la Covid-19, seguramente a día de hoy no estaría en vigor

     

    Es obvio que las zonas de bajas emisiones (ZBE) en las grandes ciudades han venido para quedarse, pero la finalidad debe ser, por un lado, restringir el tránsito de vehículos particulares, ya que los ciudadanos disponen de una alternativa de transporte público, mientras que en el transporte de mercancías no hay alternativa posible. Además, se haría más eficiente el reparto de las mercancías evitando desplazamientos privados. A pesar de ello, el transporte profesional también sufre importantes restricciones de acceso, olvidándose en muchas ocasiones que se trata de un servicio esencial para la ciudadanía, como se ha demostrado durante esta desgraciada pandemia.

    Todavía hay tiempo para implementar mejoras en Madrid Central (o como quiera que se llame a partir de 2021), resultando imprescindible ampliar el calendario de accesos de los vehículos de transporte de mercancías y mudanzas, para disponer de un plazo mayor, acorde con la vida útil de los vehículos, para la renovación de flotas, acompasado con el plan de ayudas que anunció el ayuntamiento pero que no acaba de arrancar. También es preciso flexibilizar los horarios y habilitar ventanas de tarde para los vehículos B y C, a fin de escalonar los accesos y la utilización de las zonas de carga y descarga, evitando las concentraciones que se producen a primera hora de la mañana. Así se lo hemos hecho saber en reiteradas ocasiones a los responsables del Ayuntamiento, veremos.

     

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:
    Redacción Transporte Profesional

    Equipo de redacción de Transporte Profesional

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    Separatas y Monográficos del Transporte