Jueves, 23 Septiembre 2021

    El Consejo Europeo crea unos fondos para contrarrestar los efectos del Brexit

    Boris Johnson y Úrsula von Der Leyen Boris Johnson y Úrsula von Der Leyen Transporte Profesional

    El Consejo Europeo ha acordado crear una Reserva de Adaptación al Brexit con un presupuesto de 5.000 millones de euros para contrarrestar las consecuencias imprevistas y adversas en los Estados miembros y los sectores más afectados. Tras la decisión, la Comisión Europea (CE) adoptó el 25 de diciembre de 2020 una propuesta de reglamento sobre la reserva de ajuste al Brexit. La reserva apoyará el gasto público realizado por los Estados Miembro desde el 1 de enero de 2020 hasta el 31 de diciembre de 2023 para las medidas elegibles, que incluyen el apoyo a los sectores afectados, la formación y las nuevas instalaciones fronterizas.

    La asignación de cada país se calcula en función de la importancia de su comercio con el Reino Unido y, en su caso, de su dependencia de la pesca en aguas británicas y del tamaño de la población de las regiones marítimas fronterizas con el Reino Unido. La financiación estará disponible para todos los Estados miembros, distribuida en varios tramos de asignación, con un 80% de los recursos que se asignarán a los Estados miembros en forma de prefinanciación, que se desembolsará en 2021, 2022 y 2023, y el resto se pondrá a disposición en 2025, en su caso.

    Proceso legislativo

    En el Parlamento Europeo, el expediente se asignó a la Comisión de Desarrollo Regional, que aprobó su informe el 25 de mayo de 2021. El 17 de junio de 2021 se celebró una última reunión del trílogo que confirmó el acuerdo político alcanzado entre el Consejo y el Parlamento. Ahora, ese acuerdo debe ser adoptado en el pleno, previsiblemente en septiembre de 2021, y después por el Consejo.

    Todos los Estados miembros podrán recibir ayudas de la reserva. Como se establece en la propuesta, el uso de la reserva sólo se permitirá para apoyar el gasto público que esté relacionado con las medidas adoptadas por los Estados miembros para hacer frente al impacto adverso de la retirada del Reino Unido de la Unión Europea. En concreto:

    a) medidas de apoyo a los sectores económicos más afectados, incluidas las empresas y las comunidades locales, en particular, las que dependen de las actividades pesqueras en aguas del Reino Unido
    b) medidas de apoyo al empleo, incluso a través de planes de trabajo a corto plazo, de recualificación y de formación en los sectores afectados
    c) medidas para garantizar el funcionamiento de los controles fronterizos, aduaneros, sanitarios y fitosanitarios, de seguridad y de pesca, y los regímenes de certificación y autorización, así como la comunicación, la información y la sensibilización de los ciudadanos y las empresas.

    Teniendo en cuenta el impacto del Brexit en los operadores de transporte por carretera, IRU recomienda a los miembros que se pongan en contacto con sus autoridades competentes para discutir y facilitar el acceso a los fondos para las empresas de transporte por carretera

    Valora este artículo
    (0 votos)
    Más en esta categoría:
    Raquel Arias

    Desde 1996, intento explicar el mundo del transporte a profesionales, haciendo un poco más fácil lo de informar a expertos y no tan expertos. Es más interesante de lo que parece, pero menos fácil, también. 

    https://www.transporteprofesional.es/raquel-arias

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    Separatas y Monográficos del Transporte